A mi primer gatito

#1
De los 10 a los 17 años tuve a mi primer gatito. Se llamaba Rocky, era siamés, igualito al que tengo ahora pero algo más pequeñito de tamaño. Lo recogí de casa de mi abuela, ella en el pueblo tenía varios gatos, pero uno chiquitín lo tenía en una caja, según me dijo ella "por miedo a que los otros gatos le quitasen la comida". Me lo llevé a casa. Fuimos todo el camino de regreso a Pamplona pensando en su nombre, al final se me ocurrió Rocky y así se quedó. Le costó unos días hacerse a su nuevo hogar, lo recuerdo tan chiquitito, tendría unos 2 meses, y se escondía debajo del sofá. Juntos vivimos 7 años, le encantaba tumbarse al lado de la cristalera del balcón al calorcito, le encantaba probar todas las comidas y siempre le hacíamos higaditos fritos. ¡Se volvía loco por ellos!
Hasta nos lo hemos llevado de vacaciones, mi primer Rocky ha viajado a Salou y a Santander, ¡era un gato viajero! Teníamos una cadenita así no se escapaba, y él nunca lo intentó.
Llegó el momento en que nos mudamos de casa y empezó a cambiar, se volvió temeroso aunque le habíamos llevado sus cosas favoritas de la anterior casa... un día él se fue. Por un descuido nuestro nos dejamos la puerta entreabierta. He de decir que en la anterior casa ni siquiera salía a la repisa de la ventana, mucho menos al rellano de la escalera, era un miedoso. Pero ese día... lo busqué por toda la casa, no estaba, tampoco se había escondido... preguntamos a los vecinos, buscamos en el parque de enfrente, hasta fuimos a la anterior casa a ver si él había vuelto... pero nada. El último recuerdo que me queda de él es tumbadito a la rallada de sol en mi cama, en la casa nueva. Era donde más le gustaba estar. Pero sigo recordando nuestros juegos de peleas, como me mordía mientras boxeabamos... también recuerdo su otitis, cuando se le pelaron las orejitas descubrimos que tenía dos pequitas, ¡nunca he visto un gato con pecas!
Hace casi 5 años llegó otro siamés a mi vida, por más que pensábamos en un nombre, sólo podíamos llamarle "Rocky", ya que era igualito, como si fuese una reencarnación. Así que con Rocky se quedó, en honor a mi primer gatito.

Aquí os dejo una foto del primero... como veis tiene una cadenita y es que le hice la foto estando en un camping. Le encantaba tumbarse en la tierrita.

 
#6
como tu has dicho era un gato viajero, lo mas seguro que cogio su mochila y se fue a recorrer el mundo, tendra miles de historias que les contara al resto de los gatos, e igual que tu le recuerdas, él tambien te recordara y te nombrará en sus historias
 
#12
Lindo!! es tan trizte cuando se mueren, pero es mas triste cuando desaparecen, no sabes q pasò y te comes la cabeza pensando en eso y con la esperanza de su regreso.

Saludos