Alzheimer En Gatos

soniasadin

Experto
Otro que me ha llegado por otra lista (lo pongo también en la sección de artículos)


Alzheimer en gatos


Con los cambios en las condiciones de vida de los gatos, en su
alimentación, en la medicina veterinaria y sobre todo en su nuevo
hábitat (totalmente confinados), se está extendiendo ostensiblemente
la vida media de estas mascotas. Se podría decir que prácticamente
un gato que vive en un departamento logra duplicar el término de
vida de los que viven en la calle o en libertad. Este alargamiento
de la vida produjo como efecto colateral que vayan apareciendo
alteraciones de salud de la vejez y dentro de estas alteraciones
muchas veces observamos cambios en el comportamiento o conducta,
vemos entonces animales que modifican sus hábitos de dormir, por
ejemplo cambian de lugar o cambian los horarios, también puede haber
cambios en el lugar donde depositan sus deyecciones, dejando de lado
sus hermosas bandejas sanitarias que han utilizado con tanta
pulcritud durante muchos años, otros animales se quedan parados
frente a una pared y comienzan a vocalizar o sea que nos regalan
unos maravillosos gritos gatunos justo en el medio de la noche, lo
cual puede despertar al más profundo de los sueños de sus
propietarios y a veces también de sus vecinos.

En estos casos muchas veces pensamos que son problemas de la edad,
pero no teníamos un estudio claro de cual era la causa, hasta que
el año pasado dos grupos de científicos uno en California, EEUU y el
otro en Edimburgo, Inglaterra, encontraron en el cerebro del gato
una proteína llamada TAU, que es similar a las productoras del mal
de Alzheimer en humanos. Esta proteína se deposita en las neuronas
y produce una obstrucción en el paso de la información que procesa
el cerebro .

Recordemos que la enfermedad de Alzheimer en humanos es la
principal causa de demencia senil, y según las estadísticas la
sufren el 12 % de las personas de 75 años y hasta el 50% de las
personas de 85 o más años.

Según el periódico especializado El Cronista Veterinario, que trata
el tema en su último número, (feb. 07) ya se conocía que los felinos
podrían sufrir un tipo de demencia senil porque se había descrito en
el cerebro de gatos ancianos placas similares a las humanas, estas
placas compuestas por otra proteína la beta amiloide estaban por
fuera de las neuronas, más la presencia de la proteína TAU dentro
de las neuronas, aumentan la posibilidad de que ambos, gatos y
humanos tengan la misma enfermedad de Alzheimer. Según
investigaciones sobre comportamiento, un 28% de gatos entre 11 y 14
años desarrolla problemas de conducta y este porcentaje se va
incrementando a más del 50% en animales de más de 15 años.

Hay que recordar que los perros ancianos también sufren el depósito
de las placas de beta amiloide y esto produce la disfunción
cognitiva o sea que comienzan a fallar la memoria y todo lo
aprendido por el perro durante su vida.

Desde el punto de vista de los posibles tratamientos, se ha visto
que todos estos procesos pueden ser de alguna forma prevenidos con
algunos antioxidantes, por lo cual se están agregando en la
composición de algunos alimentaos balanceados.

Otras de las líneas de investigación están centradas en la
producción de una vacuna que tendría por fin que el sistema
inmunológico detecte a la proteína beta amiloidea y lo destruya
antes de que se deposite en las placas.

Como se ve los animales de compañía pueden tener muchas
enfermedades parecidas a las que tienen los humanos, lo que nos
recuerda una vez más que somos todos integrantes del reino animal.

Rubén Gatti M.V
 

Tallulah

Experto
jo que tristeza me da solo pensarlo, que tristeza olvidar
 

carla66

Experto
No podemos olvidarnos de que todos somos integrantes del reino animal, como dice el articulo.

Muy interesante. No somos tan distintos a ellos.