Análisis Científico del Vínculo entre las personas y los gatos

admin

Administrator
Miembro del equipo
#1
1. Introducción, justificación y objetivos del estudio:

En muchas ocasiones se ha sugerido que el vínculo que puede formase entre un gato y una persona es menos intenso y, en cualquier caso, menos emocional que el que se establece con un perro. Sin embargo, no existen estudios rigurosos sobre nuestra relación con los gatos, ni en el nuestro ni en otros países.

Por ello, y tras dedicar los últimos 3 años al estudio de la relación entre las personas y sus perros, hemos decidido ahora centrar nuestra atención en el gato.
Para estudiar nuestra relación con el gato hemos aplicado la teoría del intercambio social, que tan buenos resultados nos ha dado en el estudio del vínculo entre personas y perros.

De acuerdo con esta teoría, la relación con un animal puede dividirse en tres dimensiones: la interacción, el vínculo emocional y el coste percibido.

La dimensión de interacción describe la forma como nos relacionamos con nuestro gato. Por ejemplo, si lo acariciamos más o menos, si jugamos más o menos, o si le compramos regalos.

El vínculo emocional refleja el valor que la convivencia con el gato tiene para nosotros desde un punto de vista afectivo. Por ejemplo, si nos ayuda a superar momentos difíciles o si nos sentimos mal cuando nos separamos del gato.

Finalmente, la dimensión de coste percibido mide el impacto que supone la convivencia con el gato, no sólo desde un punto de vista económico, sino también de calidad de vida.

Por ejemplo, cuidar de nuestro gato podría obligarnos en ocasiones a modificar nuestros planes o a dejar de hacer actividades que nos gustan, como podría ser viajar. Las tres dimensiones que acabamos de describir pueden cuantificarse a través de una escala o cuestionario de medición que denominamos CORS (Cat Owner Relationship Scale) que previamente hemos validado en colaboración con expertos de las universidades de Londres y La Trobe (Australia).

Una vez validada la escala de medida, la hemos aplicado a una muestra representativa de propietarios de gatos de la población española. Hemos entrevistado a 347 propietarios de gato, representativos de la población en cuanto a aspectos como el género, la edad, la composición familiar y el estatus socioeconómico.

Las principales preguntas que queríamos responder eran:

• ¿Cómo es la relación entre los propietarios de gatos y sus mascotas?
• ¿Es cierto el mito de que la relación de las personas con los gatos es más distante y menos emocional que con los perros?
• ¿Podemos identificar distintos perfiles de relación?
• ¿Existen diferencias entre mujeres y hombres? ¿Y entre familias con y sin hijos?
• ¿Es cierto que los propietarios de gatos valoran especialmente su carácter independiente?

2. Análisis general del vínculo en la población estudiada:

¿Cómo se relacionan las personas con sus gatos?

• Un 94% disfruta simplemente mirando a su gato.
• Un 92% acaricia a su gato con frecuencia y un 79% lo hace al menos una vez al día.
• Un 90% habla a su gato con frecuencia y un 75% lo hace cada día.
• Un 86% juega con su gato a menudo y un 65% lo hace al menos una vez al día.

¿Cómo ven las personas sus gatos?

• Un 86% declara gustarle que su gato tenga una personalidad propia.
• Un 77% afirma gustarle el temperamento independiente de su gato.

¿Cómo es el vínculo afectivo entre las personas sus gatos?

• Para un 83% su gato es una fuente de compañía constante.
• Un 67% afirma que su gato está siempre allí cuando lo necesitan.
• Un 65% declara que su gato les ayuda a superar momentos difíciles.
• Un 60% admite decir cosas a su gato que no diría a nadie más.

¿Qué coste supone para una persona convivir con un gato?

• Para un 72% cuidar de su gato es una tarea fácil.
• Un 62% nunca se plantea que convivir con un gato sea un problema.
• Un 58% declara que cuidar de su gato no interfiere nunca con todo aquello que les gusta hacer.
• Un 50% piensan que mantener a su gato no es caro.

Nuestra interpretación:

• La principal conclusión que podemos extraer de los datos anteriores es que la relación entre las personas y sus gatos es muy estrecha y con un fuerte componente afectivo. Esta evidencia contrasta con la percepción, muy extendida, de que la relación con los gatos es distante.
En este sentido, las valoraciones que hemos obtenido en la dimensión emocional son perfectamente comparables a las que observamos al analizar la relación entre las personas y sus perros.

• Una gran mayoría de propietarios aprecia y valora positivamente la individualidad y el carácter independiente de su gato.
Este dato podría sugerir diferencias en la personalidad de los propietarios de gatos en comparación con los de perros.
En este sentido, un estudio llevado a cabo en Estados Unidos en 2014 señalaba que los propietarios de gatos son, en general, más inconformistas que los de perros.

• Convivir con un gato enriquece nuestra red social y es una fuente de apoyo emocional muy importante en momentos de dificultad. Para una mayoría de propietarios su gato es a la vez un amigo y un confidente, al que pueden confiar cosas que no compartirían con nadie más. Como ocurre con el perro, convivir con un gato enriquece nuestra red social y nos ayuda a superar situaciones de estrés o dificultad.

• Uno de cada dos propietarios piensa que mantener a su gato no es barato. Sin embargo, nuestro análisis indica que ésta percepción queda en un segundo plano, por detrás de los aspectos positivos del vínculo. En definitiva, cuidar de alguien, ya sea una persona o un animal supone un esfuerzo, y ser conscientes de ello no implica en absoluto que el balance global de la relación sea negativo.


3. Identificación de patrones de relación:

¿Podemos identificar diversos perfiles de relación con el gato?

Figura 1. Distribución de los 2 principales patrones de relación 35% Grupo 2 65% Grupo 1

gat1.jpg

El primer grupo supone el 65% de los propietarios y se caracteriza por una relación intensa, tanto por lo que se refiere a la interacción como al vínculo emocional (Fig. 2).
El segundo grupo engloba al 35% restante de propietarios y refleja una relación menos cercana desde un punto de vista emocional (Fig. 2).

Figura 2. Puntuaciones de los 2 grupos de propietarios para las 3 dimensiones de relación. Es importante destacar que las puntuaciones elevadas en coste percibido indican una percepción de coste menor.

gat2.jpg

¿Qué aspectos específicos diferencian a un grupo de otro?

En la tabla 1 puede verse una comparativa entre los dos grupos para aspectos concretos de la relación.
Los porcentajes reflejan la proporción de propietarios de cada uno de los dos grupos que han respondido a cada una de las preguntas.

Tabla 1. Comparativa entre los resultados obtenidos para los dos grupos de relación.

gat3.jpg

Nuestra interpretación:

• Los resultados obtenidos nos permiten afirmar que existen 2 grupos diferenciados de propietarios según la relación que tienen con sus gatos. En otras palabras, cualquier propietario de gato en España puede ser adscrito a uno de estos dos grandes grupos de relación.

• Podemos afirmar que la dimensión emocional es la que más pesa a la hora de situar a una persona en el primer o en el segundo grupo de relación.

• Nuestros análisis por grupos rompe la imagen estereotipada que con frecuencia se tiene del propietario de un gato, como una persona que disfruta de su animal de compañía, pero que mantiene una cierta distancia emocional. En cierto modo, el grupo 2 de propietarios correspondería a este perfil. Sin embargo, sólo supone el 35% de la población.
El 65% describe un propietario que vive la relación con su gato de forma muy intensa desde un punto de vista afectivo. Y lo más interesante, lo hace sin dejar de admirar la personalidad y carácter independiente de su gato.



¿Qué factores influyen en la pertenencia a uno u otro grupo?

• Las mujeres tienen 2 veces más probabilidad de encontrarse en el grupo 1 que los hombres (Fig. 3).

• Las parejas sin hijos tienen 3 veces más probabilidad de encontrarse en el grupo 1 que las familias con hijos (Fig. 3).

• Los propietarios de gatos sociables tienen muchas más probabilidades de encontrarse en el grupo 1 que los que conviven con un gato menos sociable (Fig. 3).

• Los gatos que provienen de una tienda de animales tienen hasta 4 veces más probabilidad de encontrarse en el grupo 2 que los que provienen de otro origen (Fig. 3).

• Los gatos que provienen como regalo tienen 3 veces más probabilidad de encontrarse en el grupo 2 que los que provienen de otro origen (Fig. 3).


Figura 3. Factores que más contribuyen a la pertenencia al grupo 1 o al grupo 2.

gats5.jpg

Nuestra interpretación:

• Las mujeres muestran una tendencia mayor a desarrollar relaciones muy estrechas con sus gatos, donde los aspectos emocionales cobran mucho protagonismo.

• Las parejas sin hijos parecen construir una relación más intensa con su gato, en comparación con aquellas que dedican una gran parte de su tiempo al cuidado de sus hijos.

• Los gatos más sociables podrían facilitar el establecimiento de relaciones más cercanas, tanto desde el punto de vista de interacción como emocional. Es importante destacar que en nuestro estudio hablamos siempre de la sociabilidad del gato percibida por el propietario, que podría ser subjetiva.
¿Son los gatos del grupo 2 menos sociables o simplemente no encajan con las perspectivas de sus propietarios? Esta pregunta demanda más investigación, donde podamos valorar la sociabilidad real del gato de una manera más precisa.

• Los gatos que han sido comprados en tiendas u obtenidos como un regalo tienen más probabilidades de encontrarse en el grupo 2 de relación.
Este resultado en nuestra opinión refuerza la idea tantas veces repetida de que un gato es un ser vivo, cuya adquisición debe estar precedida de una profunda reflexión por parte de sus futuros propietarios.

4. Conclusiones principales del estudio:

• La inmensa mayoría de propietarios españoles establece un fuerte vínculo afectivo con su gato.

• Existen dos perfiles globales de relación con el gato. Uno caracterizado por un fuerte componente emocional y otro más pragmático, en la línea del estereotipo existente sobre la persona que convive con un gato.

• Este el primer estudio poblacional realizado en todo el mundo sobre la relación que existe entre las personas y los gatos.




Estudio financiado por la Fundación Affinity

Autores

Dr. Jaume Fatjó
Director de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud

Paula Calvo
Investigadora de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud

Jonathan Bowen
Investigador de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud

Fuentes de datos
Datos basados en la investigación realizada durante 2015 mediante las escalas validadas PAS (Pet Attitude Scale) y CORS (Cat Owner Relationship Scale).
 
Última edición: