La cuesta de enero

#1
Después de todo lo que hemos gastado en Navidad, ayer empezaron las Rebajas, así que he tenido que pedir un crédito a Cofidis para poder tener algo de líquido. En enero también hay que comer, de régimen, pero hay que comer. No es plan dejar de alimentarse y hay que comprar leche para el bebé. Total que llamo y digo: “Buenos días. Necesito 100 euros”. “100 euros es muy poca cantidad, señora” y yo digo: “es que solo lo quiero para unos zapatos de Farruxt que he visto muy rebajados y si me sobra, para el primer plazo de la Thermomix” y él va y me dice: “Sólo prestamos a partir de 1000 euros. Con 1000 euros se podrá comprar muchos pares de zapatos, señora ¿no le apetece? “Venga, vale, deme los 1000 y quédese tranquilo”. “¿Y cuánto es el tipo de interés?” “Es del 30% señora. Pero eso no lo piense, Piense solo en los zapatos y en todas las cosas bonitas que se va usted a comprar. Después ya nos lo devolverá en 56 cómodos plazos”

Por que no me digáis que a veces no pensáis en de dónde coño saca la gente tanto dinero para gastar. Porque no se comprende que después de las Navidades, los Reyes y todos los gastos que tenemos, ayer la gente va y se echa a la calle como loca a las Rebajas. ¿De dónde sale tanta pasta? ¿no se acaba nunca el dinero? ¿Tiene la gente expendedores de billetes en su casa y yo no?

Según dicen España es un país endeudado hasta las cejas y vivimos muy por encima de nuestras posibilidades. Si no hay dinero, pues se gasta igual y luego ya veremos de dónde lo sacamos. Pelillos a la mar. El otro día una amiga que no tiene mucha pasta se compró un bolso de Dior a plazos, como si fuera una tele. El bolso valía 1000 euros y lo ha financiado a 1 año. Lo mismo sucede con otras cosas como abrigos de pieles, teles planas, coches que la gente compra y compra sin tener ni un duro en la cuenta.


A veces pienso que el mundo en el que vivimos es un asco (yo incluida). La obsesión por tener más y más va en aumento y pronto ya no seremos seres inteligentes y razonables sino robots compradores que pasaremos nuestro tiempo de ocio en los centros comerciales del mundo, mientras sudamos en los probadores y bebemos cafés de Starbucks.

Total, que este año no me apetece ir de Rebajas, más que nada porque ayer estuve tres horas buscando como loca y no encontré nada así que he decido que como no me gustó nada, ahora voy a ser un ser anti-consumo, valga la redundancia.

Y además os he preparado unos cuantos trucos para ahorrar en la cuesta de enero y más si vais de Rebajas y os compráis de todo y luego llegáis al cajero y veis que os quedan 11 euros en la cuenta:

-Aprovechad bien la pasta de dientes. A veces parece que habéis sacado todo el contenido apretujando el tubo pero no es así. Si vais doblando sobre sí mismo el tubo siempre podéis sacar un poquito más.

-Nada de papel higiénico. Cogéis unas cuantas hojas de un dominical (EPS u otro similar) y las colgáis de un gancho al lado del báter. Hay que comprar el gancho también, eso sí.

-El pan duro está muy rico. Si os habéis gastado la pasta de la compra en un abrigo, podéis comer pan del día anterior. Lo metéis un rato en el horno y ya está.

-Cuando se acaba el gel de baño, lo podéis estirar un poco más echándole agua. No hace la misma espuma pero limpia igual. Y si ya no queda, pues el Fairy, directamente ¿no dicen que tiene ph Neutro?.


-Si os habéis comprado un Home Cinema y os preguntáis cómo llegar a fin de mes, diluidles a los niños el zumo con un poco de agua. Así durará más.

-El periódico, os lo compráis el domingo,que es cuando dan más cosas y lo releéis. Una sección cada día. Cuando lleguéis a la sección de Necrológicas ya habrá pasado una semana y os podréis comprar otro. Aunque bien pensado ¿quién lee el periódico? O más bien ¿quién compra el periódico? Yo desde luego no compro nada que no me pueda poner encima.

-El cerdo además de rico, es muy apañado. Los solomillos ya se comen en Navidad. Ahora toca cambiar de animal, que así variamos más. No nos vamos a comer siempre el mismo animal. Hay que dejar vivir a las terneras, las pobres. Eso me recuerda a mi padre, que me mandaba al mercado a comprar “filetes de Franco” y yo no entendía nada, con 9 cándidos años.

-Si estáis pagando la letra de un piso de 100 millones y no sabéis cómo apañaros, siempre se puede no comer y hacer régimen. Los caldos de verduras son diuréticos y llenan la tripa. Podéis beber infusiones. Lo importante es lo que se ve. En casa nadie entra y nadie nos va a ver la nevera. Todos nos verán delgados entrando en el adosado híper-caro que es lo importante.

-Volved al Dyck, que ya sabéis que es para gente sin complejos. Y si estáis acomplejados, pues os jodéis y lo bebéis igual y ya veréis como se os quitan todos cuando le deis el primer sorbo.

-Id de copas con la botella de ron en una bolsa. Pedís 7 coca-colas y discretamente, sacáis el Ron Carrefour de la bolsa y llenáis las copas. Os sentará mejor que el de bar, eso seguro.

-Los piensos de gato también pueden servir para humanos. Mi hijo Yago se alimenta básicamente de los piensos que le quita a la gata Bety y de leche.

-Si salís a comer fuera, pedir que os den las sobras para llevar y así comeis dos veces. La comida no se tira y además la habéis pagado. Los americanos, que siempre están a la vanguardia esto lo hacen mucho y no tienen ningún problema ni ninguna vergüenza. Y si os da corte, pues decís que es para el perro.

Pues hala, feliz Cuesta de Enero y felices Rebajas. Disfrutad de ese momento intenso de poder que da el sacar la Visa y tendérsela al vendedor, aunque no tengamos nada.
 
#4

jajaja, reiros, reiros, pero yo soy de esas que son capaces de pedirse un crédito para comprarse un bolso de Chanel, y no tener ni para un bocadillo en la cuenta, jajaj, os lo juro, osea, os lo juro de verdad!
 
#5
jajaja


Pues yo este año no estoy padeciendo la cuesta de enero, pues no gastamos excesivamente en navidades. Ya he ido de compras en las rebajas y me he comprado dos pantalones vaqueros muy chulos por 19 euros.
 
#6
Originally posted by suki
jajaja  :D  

Pues yo este año no estoy padeciendo la cuesta de enero, pues no gastamos excesivamente en navidades. Ya he ido de compras en las rebajas y me he comprado dos pantalones vaqueros muy chulos por 19 euros.
Yo también fui de compras y un abrigo me salió por 45 euros... que sin rebajar no bajan de 70. Antes de las rebajas me gustó uno de 120, pero ya no quedaban... menos mal que he encontrado otro!
 
#7
yo ni rebajas ni regalos de navidad, este año con lo de montar la tienda nada que el unico regalo fue adoptar a los gatos el que ya llego y el de la semana que biene, y que mejor regalo que dar amor a estos animalitos.
bueno algun regalo pal pisito me cayo de la familia pero como pareja hemos tenido que ahorrar.