• Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.

Me encanta...

#1
Viendo el éxito del "No soporto", se me ha ocurrido lanzar su contrario, para tener una de cal y otra de arena... jeje, que había mucho mal rollo escrito en ese tema
.
Me lanzo con el primer "me encanta":

A mí me encanta la sensación de beber cuando tengo mucha sed...
 
#2
Me encanta ver caer la lluvia desde la ventana cuando estoy calentita en casa y luego al terminar, salir y sentir el olor de la tierra mojada, otro pequeño placer de la vida xD
 
#3
A mi tambien me encanta el olor que queda en el ambiente despues de llover, el olor a hierba fresca, el olor a lilas, las mimosas uuumm que bien huelen.
 
#8
Me encanta la sonrisa,
aquel mágico gesto
dibujado en el rostro.

Me encantan las flores,
de diversos colores,
de sabores infinitos.

Me encanta la palabra
escrita en este papel
viejo y soñador.

Me encanta la noche
pues la mente y el alma
son liberados.
 
#10
Jejeje, gracias. Llevaba desde el 8 de enero que no escribía ni un poema..., y cuando tardas tanto en escribir, es mejor reanudar la ''carrera'' con algo sencillo para no perder la verdadera esencia de tu poesía.
 
#17


SONETO PARA JULIETA II

Julieta ha dejado de necesitarte,
hace tiempo dejó de hacerlo,
ya no eres el fluir de sus tempestades,
ya no,
su motivo para morir.

No volverá,
porque Romeo,
no te tiene ya su mundo,
y no lloverá en el junio
de tu paz perpétua,
no será igual,
sábanas negras,
ya no te esperará desnudo.

Te abandonaba cuando
permanecía su silencio,
te estaba olvidando cuando
no veía tu alegría,
cuando sabía que
llorabas a escondidas
el silencio de su agonía.

Pero no eres tú su dolor,
no aquel verano maldito,
no lo que perdió por vivir,
no,
no hay otro amor,
querida Julieta,
no hay otro amor.

 
#20
Que bello escriben "Tallulah" y "Duathor" (bravo)


Me encanta ver el cielo azul
disfrutar del viento que despeina mis cabellos

Me encanta pasar un rato
con mi marido al lado

Me encanta poder ver,
sentir, oler,
disfrutar de cada instante de vida que nos brinda Dios.