eliseo

Experto
GATOS SORDOS

No siempre es fácil descubrir que nuestro gato es sordo, sobre todo cuando la anomalía sólo afecta a uno de los oídos y se va instaurando progresivamente. Es perfectamente normal que, por ejemplo, llamemos a nuestro gato mientras está durmiendo y no se despierte.

¿Cuáles son las causas de la sordera?

En el caso de los gatos existe un gran número de causas que pueden provocar sordera. Por una parte, puede ser sordo debido a un problema en cualquier punto de este complejo sistema de audición.

Según la localización del problema, se distinguen tres tipos de sordera:

1.- La sordera de transmisión, es debida a un problema en el oído externo o en el oído medio. Entre los factores que afectan el oído externo encontramos los tapones de cera, parásitos, tumores, otitis, etc. En cambio en el oído medio encontramos problemas como la ruptura del tímpano u otitis que han sufrido alguna complicación.

2.- La sordera de percepción aparece como consecuencia de una anomalía en el funcionamiento del órgano sensorial (cóclea), en los nervios que llevan la información al cerebro o a las zonas auditivas del sistema nervioso central. Esta anomalía puede aparecer por varias razones: como consecuencia de alguna intoxicación, de un cuadro de hipoxia o por una lesión en el sistema nervioso central.

Entre estas últimas causas encontramos un paro cardíaco o respiratorio, traumatismos craneales, hidrocefalia, encefalitis, tec.

3.- Finalmente la sordera mixta es la que suele aparecer en los animales seniles.

¿Cómo detectar un caso de sordera?

En la práctica veterinaria habitual casi nunca se utilizan los test audiométricos (por lo menos aqui en Milán). Como personas que convivimos con el animal, sin duda seremos los primeros en darnos cuenta de que nos oye menos o que le ocurre algo extraño. Lo más probable es que empecemos a tener sospechas del problema porque el gato deja de girarse o de acudir cuando le llamamos por su nombre, hace caso omiso cuando abrimos la nevera, no se entera del ruido de las tijeras o del bote de la comida…

Por regla general, las lesiones o patologías del oído externo suelen ser curables. En cuanto detectemos algún tipo de señal que nos haga sospechar de un caso de sordera, debemos acudir a nuestro veterinario. El especialista procederá a realizar un examen del conducto auditivo.

Primero se le observará desde fuera y después, con la ayuda del otoscopio, lo examinará por dentro. Si considera que el caso lo requiere, es probable que proceda a posteriores estudios.

Hay ocasiones en que los gatos se ponen muy nerviosos cuando los explora el veterinario. Si nos encontramos en este caso y vemos que nuestro amigo no se muestra muy colaborador, o si presenta síntomas durante la exploración, es posible que el especialista tenga que recurrir a un cierto grado de sedación. Éste le permitirá llevar a cabo un buen examen sin problemas.

Además, si lo considera pertinente, podrá efectuar con tranquilidad una buena limpieza o extraer algún cuerpo extraño que se haya alojado dentro del oído y que puede ser el causante del problema.

En caso de la existencia de un tumor, es muy probable que el veterinario le plantee la posibilidad de someter al gato a una intervención quirúrgica. Por otro lado, los problemas sensoriales y nerviosos no tienen tratamiento específico. Un ejemplo de ello son los casos de sordera congénita.

Los felinos con pelaje completamente blanco, tiene otra característica muy importante, y es que en la mayoría de los casos, viene acompañado de la sordera.

Se suele decir, que son los de ojos azules los que acompañan la sordera, pero esto no es así, ya que existen gatos blancos de ojos azules no sordos y también gatos blancos con ojos impares (anisocromía), o color oro y bicolores, sordos.

Esta patologia viene asociada al gen W. El hecho de que la incidencia de la sordera en ejemplares con ojos azules sea mayor puede deberse al hecho de que éstos, fueran usados para la reproducción sin considerar en su justa medida la transmisión de esta caracterítica; de modo que a la vez que se fija el color azul de ojos también se mantiene la sordera.

Esta tara auditiva resulta y es de características hereditarias, congénitas, degenerativa e irreversible. El gato nace con ella; bueno, nace en perfectas condiciones auditivas, pero la sordera, la va desarrollando al paso del tiempo, (aunque apenas tarda unos días) y no tiene tratamiento que impida su progresión.

La sordera puede ser sólo unilateral, afectar a un solo oído, con lo que el gato no es completamente sordo.

Un gato blanco y sordo, debe ser cuidado en sus salidas al exterior, pues tiene muy disminuidos sus mecanismos de defensa, por lo que por prudencia no deben salir solos a ninguna parte para evitar accidentes, sin embargo, esta limitación, no les hace menos atractivos que los gatos que tienen su sentido del oido completo. Suelen ser cariñosos, juguetones y mas tranquilos, menos nerviosos, pues no se afectan ni sufren con gritos ni ruidos.

El reflejo de enderezamiento viene dado por la información que proporcionan al cerebro la vista y el aparato vestibular (situado en el oído interno).

Del aparato vestibular depende el sentido del equilibrio, pues es quien determina cual es la posición de la cabeza respecto a la vertical, cual es la dirección y aceleración de los movimientos y conoce perfectamente cual es su posición en el espacio.

Y la vista le proporciona toda la información del medio. Así un gato sordo puede enderezarse, pero un gato sordo y con los ojos vendados no, pues el cerebro no recibe la información necesaria que le permite actuar de este modo tan característico y tan exclusivo.

De todos modos no hay que exagerar sus habilidades y hay que tener en cuenta que también se equivocan, que a veces no calculan bien, que no son infalibles y que muchas veces pueden sufrir daños, a veces graves, fruto de una mala caída.

Es peligroso si cae estando dormido, pues tarda en reaccionar. También si hay tan poca altura que no tiene margen suficiente de maniobra, o si cae de demasiado alto, caerá bien pero quizá no podrá evitar alguna fractura causada por la velocidad de caída.

Los gatos sordos tienen los demas sentidos mas desarrolados de lo normal por lo que cuando, por ejemplo, le tengas que pinchar va a sentir mas el pinchazo porque se concentra mas en el dolor al no escuchar, se puede decir que son mas abispados, si a un gato no sordo le pinchas lo siente menos porque esta pendiente de los ruidos de su alrededor etc.

Debemos tener en cuenta que los gatos sordos tienen globalmente un desarrollo y un comportamiento normal. En algunos casos, es posible que lleguen a maullar más fuerte que los demás.

En cuanto a Zuri... su comportamiento es normal, super cariñosa, aunque hace lo que quiere,es decir, no hace caso para nada ni se asusta de nada.

Cuando nos acercáramos a ella, para "avisarla", ya que no nos oye, damos palmadas y pasos fuertes, porque si que siente las vibraciones. Al tocarla, sobre todo si está dormida o de espaldas, lo hacemos con suavidad, para que no se asuste, siempre "avisando antes".

El único problemea es que para reñirle cuando hace algo mal, pues tenemos que hacerle gestos bruscos delante del morro para que entienda que lo que ha hecho no esta bien, porque si le pegamos gritos...como que le da igual.... Eso si! la expresión corporal es muy importante con estos [email protected]

Lo mismo que hablamos con los otros [email protected] sin parar, cuando lo hacemos con ella, nos toca gesticular y comunicarnos como un auténtico felino: por gestos

Será sorda, pero tiene una vista excepcional. sigue todas las sombras y pequeñas luces y es muy intligente.

Espero que te sirve de algo, trecerosas, pero deberías llévar a Landa a que la vea su veterinario y salir de dudas.

Saludos
 

gea

Experto
yo no tengo ningun gato sordo pero de todas formas la informacion que das, como siempre, me parece muy interesante.
Gracias
 

trecerosas

Experto
Muchísimas gracia Eliseo. Tu información es muy interesante y describe muy bien la situación con mi gata. Dentro de unos días tengo que ir a vacunarla, así que le consultaré a la veterinaria.
Como dices es más difícil hacernos entender cuando hace algo mal porque no atiende a los gritos, palmadas, ... y sólo desiste de su actitud cuando tenemos contacto visual con ella.
Lleva un mes y pico con nosotros -ahora cumple tres meses- y desde el primer momento nos dimos cuenta de que no oía, así que pensamos que será algo genético, de nacimiento.
A veces nos daba la sensación contraria porque al caer algo suelo reaccionaba, pero suponemos que es porque nota las vibraciones.
Gracias. Espero que te encuentres más animado. Un abrazo.