Investigacion Fibrosarcoma

anouck2007

Usuario Activo
La Dra. Hendrick ha propuesto que, en un sarcoma asociado a vacunación :"...la inflamación persistente y la cicatrización de las heridas, interaccionan con algún componente de la vacuna, que trae aparejado la proliferación de fibroblastos y miofibroblastos, que degeneran en una transformación neoplastica, vía un mecanismo aun no conocido".Se sospecha, que además de los fibroblastos, también pueden participar células mesenquimales primitivas, dando la variedad de sarcomas que están ahora asociados con vacunaciones.

La vacunación de gatos está asociada con la aparición de cánceres agresivos con pobre respuesta al tratamiento. Poco se conoce acerca del porqué aparecen dichos tumores. Es de suponer que las vacunas causan mutaciones en las células de felinos normales, dando origen a tumores. Una de las causas de la asociación de la vacuna a los sarcomas felinos es la presencia o la subsiguiente aparición de múltiples tumores en el sitio de vacunación. Es posible que los tumores múltiples representen distintas alteraciones genéticas en numerosas células a través de la exposición del área del sitio de vacunación. Algunas de esas células se predisponen a desarrollar múltiples tumores primarios y lesiones premalignas..

El riesgo de desarrollar cáncer en las áreas afectadas se prolonga por varios años. La prognosis para esos pacientes es mala.

Los eventos moleculares que dan lugar al desarrollo de sarcomas felinos con la vacuna son desconocidos. De todos modos. la evidencia acumulada demuestra que la activación de alteraciones genéticas contribuye con el desarrollo y progresión de muchas formas de cáncer.

No se sabe, cuál puede ser el factor productor del tumor. Se sospechó en un primer momento de los adyudantes como el aluminio, pero los sarcomas se dan con todos los tipos existentes de vacunas felinas, incluidas las que no los tienen. En ningún caso se ha relacionado la aparición de estos tumores, con la vacuna de un fabricante en particular. Se sospecha que la mutación de genes (p53), estaria relacionada.

El periodo de latencia, varia de tres meses a tres años; del 10 al 25% de los tumores dan metástasis luego de un año. Las masas presentes en los sitios de vacunación, luego de tres o mas semanas, luego de la inoculación, son granulomas que, suelen desaparecer en 1-3 meses, y muy pocos progresan a un estadío neoplasico.

Las forma mas frecuente de presentación es el fibrosarcoma, aunque se han reportado condrosarcomas, rabdomiosarcomas, sarcoma miofibroblástico, osteosarcoma, histiocitoma fibroso maligno, sarcomas indiferenciados y sarcomas histopatológicamente múltiples.


No se ha demostrado predisposición por sexo, edad o raza. De todas maneras se sabe que los felinos están mas predispuestos a desarrollar tumores en los sitios de inyección, que las otras especies.

El tratamiento es el quirúrgico, y las recidivas son muy frecuentes: 86% a los seis meses. El hecho de las frecuentes recidivas aconsejan, que la resección del tumor asegure amplios márgenes, S. Ryan aconseja 3 cm., ya que microscópicamente se extiende mucho mas allá de la masa palpable. Para mejorar el índice de éxito, La Rue y Kithell recomiendan radioterapia, antes y después de la intervención. G. Couto se inclina por la quimioterapia, sin dejar de lado la cirugía; su impresión clínica es que"...los poco diferenciados y agresivos sarcomas asociados a vacunas, responden mejor a la quimioterapia , que los mas diferenciados y mas agresivos sarcomas clásicos". Los tratamientos mas prometedores son en base a carboplatina o adriamicina, teniendo dudosos resultados con vincristina, ciclofosfamida y doxorubicina, debido quizá a la pobre irrigación de la masa tumoral. En Argentina, R.M.Gatti informa que luego de la resección y posterior administración de crotoxina, no se presentó recidiva, en un caso.

No cabe ninguna duda de que el riesgo que tiene un felino, de adquirir una enfermedad grave o incluso mortal, es muy superior al que tiene un gato, de sufrir de un fibrosarcoma en el punto de inyección, por lo que si bien es importante conocer la relación entre la aplicación y el tumor, no existe ninguna duda sobre el hecho que se debe seguir vacunando; contra rabia ,por motivos de salud publica, contra moquillo por la persistencia del virus y contra la leucemia, por ser el mayor asesino viral de gatos ( Solo se desaconseja vacunar contra la leucemia, en el caso de gatos que sea imposible que contacten con sospechosos de ser Vilef positivos; este es el único caso en que es mayor el riesgo.). Por supuesto, no ha habido ningún problema con vacunas intranasales.
 

Nube

Experto
Pues sí que es muy interesante, que lo ponga el admin en artículos de gatos, para que no se pierda el post y poderlo consultar.
 
Una puntualizacion, los fibrosarcomas no solo estan asociados a las vacunas, sino que pueden ser debidos a otros injectables.
Tb se recomienda vacunar en la cola o en una pierna (hay un protocolo descrito que ahora no recuedo), para en caso de desarrolar un fibrosarcoma poder amputar.
Actualmente tb se está recomendando vacunar sólo de lo extrictamente necesario y en lugar de anualmente, cada 2 años.
 

agus10

Experto
Pues si, parece muy interesante...
 

TULI

Experto
Hola a todos los foreros:

Aqui tenemos el boletin informativo que habían enviado a todos los veterinarios...

NOTA INFORMATIVA A LOS VETERINARIOS SOBRE EL RIESGO DE APARICION DE FIBROSARCOMAS EN GATOS ASOCIADO A LA ADMINISTRACION DE MEDICAMENTOS VETERINARIOS.

El Comité de Medicamentos Veterinarios (CVMP) de la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos (EMEA), en su reunión del pasado mes de marzo examinó la propuesta que los grupos de trabajo de Farmacovigilancia Veterinaria y de Inmunológicos le presentaron en relación con la aparición en gatos de fibrosarcomas que pudieran estar relacionados con la administración de medicamentos veterinarios, concretamente de vacunas.

El tema ha sido debatido extensamente por ambos grupos de trabajo y como resultado de dichos debates se propuso al CVMP que se advirtiera a los veterinarios del riesgo que puede existir de aparición de fibrosarcomas en el punto de administración de medicamentos veterinarios, especialmente vacunas inactivadas con excipientes oleosos, administradas subcutáneamente a gatos. En principio, estos hechos no son extrapolables a otras especies animales.

Actualmente, no es posible dar una información detallada de la implicación de ningún producto o familia de productos en particular. Sin embargo, el CVMP en base al principio de precaución, considera conveniente advertir a los veterinarios que cualquier medicamento administrado a gatos subcutánea o intramuscularnente que provoque una inflamación en el punto de inoculación puede estar asociado a un incremento en el riesgo de aparición de un fibrosarcoma en ese punto.

En este sentido, la Agencia Española del Medicamento (AEM) informa a los veterinarios de lo siguiente (para mayor información consultar el documento del CVMP "EMEA/CVMP/205/03-final"):

A- La vacunación sigue siendo en muchos casos la única manera segura y efectiva de proteger a los gatos frente a determinados procesos infecciosos. Sin embargo, siguiendo el principio de precaución, se recomienda que el veterinario de acuerdo con el propietario del animal realice una evaluación del riesgo / beneficio de la conveniencia de administrar el producto al animal.

B- Deben elaborarse protocolos individualizados de vacunación en los que se valore la
importancia médica y el potencial zoonótico del agente infeccioso, el riesgo de exposición al que esté sometido el animal y los requisitos legales de sanidad veterinaria que existan en cada país.

C- El veterinario debe valorar cuidadosamente el lugar de administración de la vacuna,
teniendo en consideración las vías de administración autorizadas para cada medicamento y el hecho de que los sarcomas en la región interescapular tienen un tratamiento más difícil que los que se presentan en otras regiones anatómicas.

D- Algunos expertos han aconsejado administrar vacunas monovalentes en distintas regiones anatómicas del animal porque así se facilita la extirpación del hipotético sarcoma. No obstante, el CVMP actualmente no puede recomendar tal advertencia debido por una parte a las dificultades prácticas asociadas a esas pautas clínicas y, por otra, a la falta de datos científicos que la apoyen.

E- Finalmente, se advierte de la necesidad de establecer unos programas de revacunación adecuados, teniendo en cuenta que los periodos de protección indicados por el laboratorio titular del medicamento son los periodos mínimos de duración de la inmunidad.

Asimismo, el CVMP considera que es necesario mejorar el conocimiento de la etiología y epidemiología de los fibrosarcomas asociados con la administración de medicamentos veterinarios. En este sentido, la Agencia Española del Medicamento (AEM) recuerda a los veterinarios la obligación que tienen de colaborar con los servicios de Fannacovigilancia Veterinaria en la comunicación de las supuestas reacciones adversas. Para facilitar dicha notificación y normalizar la recogida de datos, la AEM ha elaborado un formulario de notificación que ha sido distribuido a través de los Colegios Oficiales de Veterinarios, Asociaciones profesionales, etc... y que también puede encontrarse en la página web de la AEM, que debe ser empleado para notificar cualquier sospecha de reacción adversa.

Al objeto de intentar relacionar la presentación de este tipo de fibrosarcomas con la administración de vacunas y, por otra parte, tratar de identificar si existen algunos tipos de vacunas que puedan tener un mayor riesgo de causar estos procesos, varias asociaciones y sociedades científicas veterinarias americanas crearon hace unos años un grupo de trabajo e investigación sobre la materia ("VAFSTF") que propuso una estandarización de los lugares de administración de las diferentes vacunas. Esta propuesta de distribución de las vacunaciones ha sido aceptada por organizaciones veterinarias a nivel nacional y consiste en:

1. Administrar la vacuna trivalente (panleucopenia, herpesvirus, calicivirus) subcutáneamente en la zona del hombro derecho, siguiendo las recomendaciones del fabricante.

2. Administrar la vacuna antirrábica o cualquier vacuna multivalente que contenga la fracción antigénica de la rabia subcutáneamente en la extremidad posterior derecha lo más distal posible, de acuerdo con los requisitos legales y/o las recomendaciones del fabricante.

3. Administar la vacuna contra la leucemia felina (excepto si es polivalente con rabia) subcutáneamente en la extremidad posterior izquierda lo más dista! posible, de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.

4. No administar ninguna vacuna en la zona interescapular.

Si bien esta Agencia no puede imponer una distribución de los lugares de aplicación de las vacunas, el seguimiento de un protocolo concreto puede ayudar a clarificar la situación.

Madrid, 14 de julio de 2003
LA SUBDIRECTORA GENERAL
Margarita Arboix Arzo